28 de enero, 2021

EL TIEMPO PERFECTO ES AHORA

 

¿Sientes que el COVID-19 ha tirado toda tu rutina por la ventana? Este podría ser el momento ideal para tomar el control de tu vida e incorporar una nueva rutina saludable. ¿Pero por dónde empezar?

¿Deberías tomar un trago de vinagre de manzana antes del desayuno? ¿Empezar a hacer ejercicio por la mañana o por la noche? ¿Quieres practicar yoga? ¿Meditar antes de acostarse? ¿Cambiar sus horas de comida? … Hay todo tipo de acciones que pueden ayudar a renovar tu salud y bienestar, pero por lo contrario a lo que dicen los dudosos anuncios de Internet, no hay una sola actividad que genere resultados instantáneos. Los expertos aconsejan que una rutina constante que incluya actividad física y mental de manera regular, comidas balanceadas y sueño constante es la clave. Todos necesitamos diversos grados de rutina para funcionar de manera óptima, y ​​los beneficios asociados con la rutina están integrados desde una edad muy temprana. Para los niños, una rutina a la hora de acostarse está relacionada con un mayor funcionamiento familiar y mejores hábitos de sueño. Las rutinas familiares están relacionadas con el desarrollo de habilidades sociales y el éxito académico, y también se ha demostrado que las rutinas familiares son importantes para la resiliencia en tiempos de crisis.

A medida que envejecemos, continuamos prosperando con la constancia de la rutina. Estructurar cada día hace que sea más fácil acoplarse al ejercicio regular y una alimentación balanceada, también ayuda con el bienestar mental, alivia el estrés y genera confianza, productividad y concentración. Entonces, ¿Qué es una buena rutina? Una rutina saludable es cualquier rutina que funcione para ti y que incluya actividad física y mental regular, comidas nutritivas y sueño constante.

Antes de elegir dónde deseas canalizar tu enfoque, es importante comprender la diferencia entre hábitos y rutina. Los hábitos son acciones aisladas que son estimuladas por una señal (por ejemplo, terminas el trabajo del día y luego te sirves un vino). Cuando comenzó este hábito, habría sido consciente de que habías elegido servirte una copa de vino, pero con el tiempo se ha convertido en un comportamiento automático. Una rutina no está impulsada por ningún esfuerzo o pensamiento consciente, es simplemente la suma de todos sus hábitos y acciones que realiza durante el día. Si eliges concentrarte en la rutina como solo la acumulación de pequeños hábitos, será mucho más fácil de cambiar.

El siguiente paso para lograr una rutina saludable es identificar los buenos y los malos hábitos. Algunos hábitos, como preparar un desayuno nutritivo la noche anterior, son excelentes trucos para ahorrar tiempo o actividades que aumentan la energía. Otros, como posponer repetidamente la alarma, pueden ser ineficaces y perjudiciales para la mente. Una vez que te enfocas en lo que es bueno y lo malo, es tan simple como reducir los malos hábitos y reemplazarlos por buenos. Pero para que sea fácil y empieza por uno o dos cambios a la vez. Existe mucha evidencia que muestra que  si es "demasiado cambio, demasiado rápido" probablemente terminará sin resultados positivos.

Los investigadores dicen que es más fácil hacer un cambio positivo cuando hay menos decisiones que tomar. Esto se debe a que cuando se nos presentan opciones, no podemos evitar elegir la más fácil, rápida y agradable, y por lo general, estas son las opciones menos saludables. Por esta razón, preparar las comidas con anticipación, preparar un almuerzo en lugar de comprar uno y elegir el menú de un restaurante con anticipación, pueden ser buenas estrategias, ya que ayudan a eliminar la toma de decisiones. También es una buena idea programar horarios de entrenamiento o seguir un plan de entrenamiento.

Tiene sentido que la consistencia y la regularidad sean la clave para establecer una rutina, pero los expertos advierten que no debe castigarse por no cumplir ocasionalmente con el plan. La ciencia sugiere que la no adherencia ocasional a un comportamiento no desviará el progreso.

 

7 SECRETOS PARA UNA RUTINA SUPERIOR

Sé consistente con tu sueño: intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días. 

No hagas dieta. Si desea hacer cambios en su forma de comer, empieza por algo pequeños pero que sea sostenible. 

Conoce tu horario de ejercicio preferido y hazlo. 

Haz una combinación de actividad física, incluidos ejercicios cardiovasculares, de resistencia y de flexibilidad. 

Ten días sin alcohol y limítate a tres tragos o menos en cada sesión. 

Utiliza la atención plena o la meditación para mejorar la claridad mental y la concentración. 

¡Sigue un plan de entrenamiento! LES MILLS On Demand abre el acceso a una serie de planes de entrenamiento de 6 a 12 semanas, cada uno de ellos diseñado científicamente para generar resultados diferentes.

¿Quieres hacer ejercicio en casa? Obtén acceso ilimitado las 24 horas, los 7 días de la semana a entrenamientos en línea con LES MILLS ™ On Demand.

Para más información, visite Les Mills on demand 👇🏼

Conoce más de LES MILLS ON DEMAND>

Si deseas obtener el equipo exclusivo de Les Mills da clic en el siguiente enlace: Body Systems shop

 

Artículo de Emma Hogan proporcionado por Les Mills International . 

Mantente informado de las mejores tendencias de
Fitness en grupo